María Rodríguez

BYOEARTH y ECOARTE DE JUNKABAL

Por una forma de “transformar desperdicios en beneficios” María recibió un premio nacional para poner en marcha una empresa ¡Con 17 años!

Fundó la empresa social ByoEarth que transforma desechos degradables en abono orgánico, en comunidades del área rural, gracias a las lombrices. Hay quienes utilizan estos bichillos para pescar y hay quienes los utilizan para “entregar la caña y no los peces” como María.  Su empresa nació con el objetivo de participar en los procesos de desarrollo socioeconómico y mejora ambiental de Guatemala. Para lograrlo, integran comunidades de mujeres rurales en la producción de productos orgánicos como; lombricompost, lombrices rojas, vegetales orgánicos, semillas y plantas. Además, desde 2008 diseña proyectos para el desarrollo integral de la mujer guatemalteca desde la Fundación Junkabal  Coordina específicamente el proyecto Eco Arte de Junkabal en el que más de 50 mujeres producen artesanalmente accesorios utilizando como materia prima los “abre fácil “de las latas.

En 2015, cofundó Chamba el primer “coworking” de la ciudad de Guatemala, para apoyar el crecimiento del ecosistema emprendedor e innovador en su país. El co-working es una forma de trabajar cada vez más extendida. Permite a empresas y emprendedores compartir un espacio de trabajo (físico o virtual) en el que desarrollar sus proyectos, individualmente o en colaboración. María, ha conseguido unir tradición, artesanía y emprendimiento para generar riqueza y empleo a partir de las gentes y los recursos con los que cuenta su tierra. Sus proyectos son ejemplos prácticos muy ilusionantes  de economía circular. ¿Quién dijo que la innovación, el desarrollo social y el económico no pueden ir de la mano?