Teresia Nyokabi

WINSTED ENVIRONMENT MANAGERS

Teresia Nyokabi tiene 49 años. Es contable, madre soltera de 3 hijos y vive en Kenia. Trabajó como contable desde 1991 hasta 2005, año en el que perdió su trabajo, con 37 años. Decidió buscar empleo en distintos sectores, pero fue en vano, porque en todos le decían que contrataban a menores de 35. Durante ese tiempo, su primer hijo  empezó secundaria y ella no recibía ningún ingreso. Así que tuvo que pensar en algo diferente; ir más allá de lo que antes me había planteado.

Decidió trabajar por cuenta propia emprendiendo en la recolección de basuras. Le asesoraron sobre cómo gestionar un negocio, con sus altos y sus bajos y ella realizó su propia investigación sobre legislación y sobre lo que necesitaba para iniciar el negocio. Terminó convirtiendo su empresa en una oportunidad para hacer que su vecindario y las áreas circundantes estuviesen limpias. Comenzó con un cliente y utilizaba una carretilla alquilada para recoger la basura semanalmente. En tres meses, la cantidad de clientes se cuadriplicó así que optó por alquilar una camioneta y contrató a un trabajador. Un año después, amplió la plantilla porque la cantidad de clientes había aumentado y duplicaban  el servicio dos días por semana. Las personas que comenzaron a trabajar con Teresia vivían en las calles, así que utilizó su trabajo como fuente de rehabilitación y de creación de empleo, dándoles acceso a la compra de alimentos y a una vivienda digna. Ahora, quince años después de comenzar a ofrecer sus servicios a su comunidad, en Windsted Environment son doce personas cada semana y espera contratar más trabajadores a medida que el negocio siga creciendo.

Ella quería ser ingeniera y hoy en día sigue formándose, aprendiendo y aún más importante, enseña a otras personas a emprender y a entender que ningún trabajo es un “trabajillo” si hacemos lo que sabemos y lo hacemos bien. Teresia es un ejemplo de superación y reinvención, no sólo para el bienestar de su familia, sino para el de toda su comunidad a la que aporta mucho más que trabajo y limpieza. ¡Chapeau Innovactora!